¿Cómo se diagnostica un derrame cerebral?


Un accidente cerebrovascular es una emergencia médica. Cualquier sospechoso de sufrir un derrame cerebral debe ser llevado a un centro médico inmediatamente para evaluación y tratamiento. Inicialmente, el médico toma un historial médico del paciente si es posible o de otros familiares con el paciente, si están disponibles. Preguntas importantes incluyen lo que los síntomas eran, cuando comenzaron, si se está mejorando, empeora o se mantiene igual. Pasado el historial médico añade información importante en busca de factores de riesgo para el accidente cerebrovascular y los medicamentos que pueden causar sangrado (por ejemplo, warfarina [Coumadin], clopidogrel [Plavix], prasugrel [Effient]).

El examen físico es clave en la confirmación de las partes del cuerpo que han dejado de funcionar y puede ayudar a determinar qué parte del cerebro que ha perdido su suministro de sangre. Si está disponible, un neurólogo, un médico especializado en trastornos del sistema nervioso y las enfermedades del cerebro, pueden ayudar en el diagnóstico y manejo de pacientes con accidente cerebrovascular.

El hecho de que una persona ha dificultad para hablar o debilidad en un lado del cuerpo no necesariamente señalar la ocurrencia de un accidente cerebrovascular. Hay muchas otras posibilidades que pueden ser responsables de estos síntomas. Otros trastornos que pueden simular un accidente cerebrovascular son:

tumores cerebrales,

absceso cerebral (una acumulación de pus en el cerebro causada por una bacteria o un hongo),

migraña,

hemorragia en el cerebro, ya sea espontáneamente o de trauma,

meningitis o encefalitis,

una sobredosis de ciertos medicamentos, o

un desequilibrio de electrolitos en el cuerpo. Concentraciones anormales (demasiado alta o demasiado baja) de sodio, calcio, o glucosa en el cuerpo también puede causar cambios en el sistema nervioso que pueden imitar un accidente cerebrovascular.

En la evaluación del accidente cerebrovascular agudo, muchas cosas van a ocurrir al mismo tiempo. A medida que el médico está tomando la historia y realizar el examen físico, personal de enfermería comenzará a monitorear los signos vitales del paciente, la realización de los análisis de sangre, y la realización de un electrocardiograma (ECG).

Parte de la exploración física, que se está convirtiendo estandarizado es el uso de una escala de accidente cerebrovascular. La American Heart Association ha publicado una guía para el examen del sistema nervioso para ayudar a los profesionales de la salud a determinar la gravedad de un accidente cerebrovascular y si la intervención agresiva puede estar justificada.

Hay un período de tiempo limitado para intervenir en un accidente cerebrovascular agudo con medicamentos para revertir la pérdida de suministro de sangre a una parte del cerebro (por favor ver más abajo TPA). El paciente debe ser adecuadamente evaluado y estabilizado antes de que los medicamentos anticoagulantes pueden ser potencialmente utilizados.

Tomografía computarizada: Con el fin de ayudar a determinar la causa de una sospecha de ictus, una radiografía especial de prueba llamada tomografía computarizada del cerebro a menudo se realiza. La TC se utiliza para buscar masas o sangrado dentro del cerebro que puede provocar síntomas parecidos a un accidente cerebrovascular, pero no son tratados con la terapia trombolítica con TPA.

Imagen de resonancia magnética: La resonancia magnética (RM) utiliza ondas magnéticas en lugar de rayos X para obtener imágenes del cerebro. Las imágenes por resonancia magnética son mucho más detallados que los de CT, pero debido a la longitud de tiempo para hacer la prueba y la falta de disponibilidad de las máquinas en muchos hospitales, no es una prueba de primera línea en el accidente cerebrovascular. Mientras que una tomografía computarizada puede ser completado en unos pocos minutos, una resonancia magnética puede tardar más de una hora para completar. Una resonancia magnética puede realizarse más tarde en el curso de la atención al paciente si los detalles más finos son necesarios para la toma de decisión médica adicional. Las personas con ciertos dispositivos médicos (por ejemplo, marcapasos) o otros metales dentro de su cuerpo, no puede ser sometido al campo magnético de gran alcance de una resonancia magnética.

Otros métodos de tecnología de resonancia magnética: Una resonancia magnética también puede ser usado para ver específicamente los vasos sanguíneos de forma no invasiva (sin utilizar tubos o inyecciones), un procedimiento llamado un ARM (Angiografía por resonancia magnética). Otro método se llama imágenes por resonancia magnética de difusión ponderada (DWI) se ofrece en algunos centros médicos. Esta técnica puede detectar la zona de anormalidad minutos después de que el flujo sanguíneo a una parte del cerebro que ha cesado, mientras que la RM convencional no puede detectar un derrame cerebral hasta un máximo de seis horas después de que haya empezado, y una tomografía computarizada a veces no lo pueden detectar hasta que se 12 a 24 horas de vida. Otra vez, esto no es una prueba de primera línea en la evaluación de un paciente con accidente cerebrovascular, cuando el tiempo es la esencia.

La tomografía computarizada con angiografía: Uso de colorante que se inyecta en una vena en el brazo, imágenes de los vasos sanguíneos en el cerebro puede dar información acerca de aneurismas o malformaciones arteriovenosas. Por otra parte, otras anomalías de flujo sanguíneo cerebral pueden ser evaluados. Con máquinas más rápidas y mejor tecnología, Angiografía TC puede realizarse al mismo tiempo como la imagen inicial en busca de un coágulo de sangre dentro de una arteria en el cerebro.

TC y RNM a menudo requieren un radiólogo a interpretar sus resultados.

Angiografía convencional: Un angiograma es otra prueba que se utiliza a veces para visualizar los vasos sanguíneos. Un tubo de catéter de largo se inserta en una arteria de la ingle o en el brazo y se enrosca en las arterias del cerebro. Se inyecta un colorante, mientras que los rayos X se toman y se puede obtener información sobre el flujo de sangre en el cerebro. La decisión de realizar la angiografía TC versus angiografía convencional depende de la situación específica del paciente y la capacidad técnica del hospital.

Ecografía Doppler carotídeo: Un ultrasonido Doppler carotídeo es un examen no invasivo que utiliza ondas sonoras para detectar un estrechamiento o estenosis y la disminución del flujo sanguíneo en las arterias carótidas (las arterias principales en la parte frontal del cuello que suministran sangre al cerebro).

Exámenes del corazón: Ciertas pruebas para evaluar la función del corazón se realiza a menudo en pacientes con accidente cerebrovascular para buscar la fuente de una embolia. Electrocardiogramas (ECG) puede ser utilizado para detectar los ritmos cardiacos anormales como la fibrilación auricular, que se asocian con accidente cerebrovascular embólico.

Monitoreo del ritmo ambulatoria puede ser considerada si el paciente se queja de palpitaciones o episodios de desmayo (síncope) y el médico no encuentra razón para que en el EKG. El paciente puede usar un monitor Holter para 1-2 días y a veces más tiempo buscando vaivén un problema potencial con la conducción eléctrica del corazón.

Los ecocardiogramas o ultrasonidos del corazón puede ayudar a evaluar la estructura y la función del corazón, incluyendo el músculo del corazón, válvulas y el movimiento de la cámara cardíaca cuando el corazón late. También, específicamente para pacientes con accidente cerebrovascular, esta prueba puede ser capaz de encontrar los coágulos de sangre dentro del corazón y la presencia de un foramen oval permeable, tanto las causas potenciales de un derrame cerebral.

Los análisis de sangre: En la situación aguda, cuando el paciente se encuentra en medio de un accidente cerebrovascular, análisis de sangre para verificar si hay anemia, función renal y hepática, alteraciones de electrolitos y la función de coagulación de la sangre.

En otras situaciones, cuando el tiempo no es de la esencia, pruebas similares sangre se pueden hacer. Además, prueba de detección de la inflamación puede ser considerado como una ESR (velocidad de sedimentación globular) y PCR (Proteína C-reactiva). Éstas no son pruebas específicas que pueden dar dirección a la atención médica.