¿Cuáles son los síntomas de la hidrocefalia?


Los síntomas de la hidrocefalia varían con la edad, progresión de la enfermedad, y las diferencias individuales en la tolerancia a la condición. Por ejemplo, la capacidad de un niño para compensar la presión del LCR aumento y la ampliación de los ventrículos se diferencia de la de un adulto. El cráneo infantil puede expandirse para alojar el aumento del líquido cefalorraquídeo debido a las suturas (las juntas fibrosas que conectan los huesos del cráneo) aún no han cerrado.

En la infancia, la indicación más evidente de la hidrocefalia es a menudo un rápido aumento de la circunferencia de la cabeza o un tamaño de la cabeza inusualmente grande. Otros síntomas pueden incluir vómito, somnolencia, irritabilidad, desviación hacia abajo de los ojos (también llamado “sunsetting”), y convulsiones.

Los niños mayores y los adultos pueden experimentar síntomas diferentes debido a sus cráneos no puede expandirse para alojar el aumento del líquido cefalorraquídeo. Los síntomas pueden incluir dolor de cabeza seguido de vómitos, náusea, papiledema (hinchazón del disco óptico que es parte del nervio óptico), visión borrosa o doble, sunsetting de los ojos, problemas con el equilibrio, mala coordinación, alteraciones de la marcha, La incontinencia urinaria, disminución o pérdida de progreso en el desarrollo, letargo, modorra, irritabilidad, u otros cambios en la personalidad o la cognición, incluyendo la pérdida de memoria.

Los síntomas de la hidrocefalia de presión normal incluyen, problemas para caminar, control de la vejiga que conduce a la alteración de la frecuencia urinaria y / o incontinencia, y deterioro mental progresivo y demencia. Una persona con este tipo de hidrocefalia puede tener una disminución general de los movimientos o puede quejarse de que sus pies se sienten “atascado.”

Debido a que algunos de estos síntomas también puede ser experimentado en otros trastornos tales como la enfermedad de Alzheimer, Enfermedad de Parkinson, y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, La hidrocefalia de presión normal es a menudo mal diagnosticada y no tratada correctamente. Los médicos pueden usar una variedad de pruebas, incluyendo escáneres cerebrales (TC y / o RM), una punción lumbar o catéter lumbar, monitorización de la presión intracraneal, y pruebas neuropsicológicas, para ayudarles a diagnosticar con precisión la hidrocefalia de presión normal y descartar cualquier otra condición.

Los síntomas descritos en esta sección representan las formas más típicas en las que se manifiesta la hidrocefalia progresiva, pero es importante recordar que los síntomas varían significativamente de una persona a otra.

¿Cómo se diagnostica la hidrocefalia?

La hidrocefalia se diagnostica mediante una evaluación neurológica clínica y mediante el uso de técnicas craneales imagen como la ecografía, la tomografía computarizada (CT), formación de imágenes por resonancia magnética (RM), o control de la presión de técnicas. Un médico selecciona la herramienta de diagnóstico apropiado según la edad de una persona, presentación clínica, y la presencia de anormalidades conocidas o sospechadas del cerebro o de la médula espinal.